Instalaciones del templo de la Iglesia en Varsovia

Dentro de la iglesia franciscana, a pesar del paso de los siglos y de varios disturbios históricos, se conservan relativamente muchos elementos de su decoración barroca del siglo XVIII. Y aunque no todos son originales y no todos permanecen en su lugar original, todos testimonian de su rica historia.

El altar mayor. Hecho de madera en 1724 por el taller de Bartłomiej Bernatowicz. El altar original fue destruido casi por completo durante el bombardeo del 30 de agosto de 1944. Reproducido fielmente a partir de las fotografías en 1973-83. El retablo consta de dos pisos. En el primero, entre la doble hilera de columnas, se encuentra el cuadro „Estigmatización de san Francisco” (que se relaciona con el título del templo), obra de prof. Józef Nykiel de Cracovia en 1982. Es una copia fiel del original de la época del templo de madera, pintado por el servidor real Mateusz Bertowicz (alias Matthias Kargen), comprado en 1664 por los burgueses de Varsovia para la iglesia franciscana (ahora en la colección del Museo Nacional).

Los primeros viernes del mes, este cuadro queda tapado por la imagen „La Misericordia de Dios” (realizada en 1982 por Jerzy Szymański), gracias a un mecanismo especial. En el segundo piso está representado Cristo glorificado, el Señor del universo, rodeado de figuras que son una alegoría de tres virtudes divinas: fe (con la cruz), esperanza (con manos juntas) y amor (madre lactante).
 Al pie del altar (en el llamado frontal) se encuentra la „Última Cena”, hecha de cobre bañado en plata según el patrón de Leonardo da Vinci, realizada en 1939 por el conocido orfebre y grabador Gontarczyk (el único elemento del altar que sobrevivió la guerra sin daños).

En las paredes del presbiterio se encuentran las siguientes pinturas:
En el lado izquierdo –
Visión de Beata Salomea” (primera mitad del siglo XVIII, autor desconocido) – originalmente estaba ubicada en un altar lateral en una bahía de concha en la pared de la Capilla de la Madre de Dios.
Anunciación de la Santísima Virgen María” (mitad del siglo XVIII, de un pintor veneciano Giovanni Battista Pittoni) – lienzo entregado a los franciscanos justo después de la guerra por un donante desconocido.
Cristo en Getsemani” (1661, de un destacado pintor silesiano Michał Willmann, dimensiones 340 / 270cm) – cuadro que fue traído en 1952 desde la abadía cisterciense de Lubiąż y entregado a los franciscanos por el Ministerio de Cultura y Arte a través del Consejo Primacial para la Reconstrucción de las Iglesias de Varsovia.
En el lado derecho –
El martirio de san Lorenzo” (segunda mitad del siglo XVIII, autor desconocido) – originalmente, la pintura fue colgada en un altar lateral en una bahía de concha en la pared de la capilla de la Madre de Dios.
Beato Rafał Chyliński, franciscano(junio de 1991, Małgorzata Danuta Duch).
„Sagrada Familia”, llamada „la mayor” (1860, escuela italiana, Teofil Jende): el lienzo, antes guardado en el convento, desde 1980 está en la iglesia.

En la parte derecha del crucero, el altar de San Antonio de Padua (B. Bernatowicz,  1718-24). Los frontales de piedra, otros elementos de madera. El retablo consta de dos pisos. En el primero, en las calles laterales se encuentran dos esculturas de madera dorada de la mitad del siglo XVIII: santa Isabel de Hungría (dando limosna) y san Adalberto (con un remo). En la calle central hay una pintura original de san Antonio de 1664, obra de Mateusz Bertowicz (también conocido como Mathias Kargen), donada a la iglesia franciscana por la burguesía de la ciudad. El conjunto está coronado con una cornisa decorativa, que se basa en columnas doradas de madera decoradas con capiteles corintios. En el segundo piso del altar, entre las nubes plateadas, se encuentra una imagen de san Andrés Apóstol, sostenida por ángeles (de 1724). El altar mismo, dañado considerablemente durante la guerra (tanto en 1939 como en 1944), fue cuidadosamente reconstruido en 1956.

En la parte izquierda del crucero, el altar del Crucificado hecho de madera por el taller de Bartłomiej Bernatowicz hacia 1718-24. El retablo está formado por dos pisos. En el primero, en el centro, entre las columnas, se encuentra una bella y realista escultura de Jesús Crucificado de 1694, esculpida por el conocido escultor y arquitecto alemán Andreas Schülter (en la primera mitad del siglo XVIII, se agregó su corona de espinas dorada y perizonium). A continuación se muestran las esculturas visibles del grupo de Lamentación: María Magdalena que apoya a la Virgen María, que se desmaya (un sistema iconográfico muy raro) y San Juan (primera mitad del siglo XVIII, taller de Bernatowicz). En el segundo piso del retablo, entre las nubes doradas, los ángeles sostienen el marco ovalado de la pintura “María sosteniendo el cadáver de Jesús”, la llamada Piedad (lienzo de mediados del siglo XVIII, autor desconocido, escuela de Varsovia), proveniente de la Iglesia de Santa Cruz del barrio de Żoliborz, demolido por las autoridades zaristas durante la construcción de la Ciudadela hacia el año 1831. El conjunto de la composición escultórica del retablo incluye también otros dos ángeles, de pie en los lados de las consolas.

A la izquierda del presbiterio, la capilla de Nuestra Señora de la Consolación, construida junto con el presbiterio en 1690-97. En la segunda mitad del siglo XVIII la bóveda de la capilla fue decorada por Franciszek Smuglewicz con hermosas pinturas sobre temas eucarísticos. Desgraciadamente, durante el Levantamiento de Varsovia en 1944 la capilla sufrió graves daños y por eso toda la policromía se perdió. El actual retablo de la capilla, fielmente reconstruido, tiene en sus lados columnas de ladrillo con  bases triangulares, coronadas con capiteles de madera dorada. En el centro se encuentra la imagen de la Virgen María con el Niño de un autor desconocido (siglo XVIII), decorada con un delicado vestido de plata (segunda mitad del siglo XIX). El ático del retablo está coronado con una paloma en la gloria (símbolo del Espíritu Santo) y dos ángeles dorados. Al pie del altar, a ambos lados están dos figuras de madera de tilo esculpidas por Wincenty Bogaczyk: San Francisco de Asís (1926) y San José (1931).

En las paredes de la capilla hay también varias pinturas.

en el lado izquierdo:
“Anunciación de la Santísima Virgen María” (alrededor de 1844, pintura de Feliks Rybiński). El lienzo estaba previamente en uno de los altares laterales.
“Nuestra Señora de Passau” (segunda mitad del siglo XVII, autor desconocido). No se puede descartar que la imagen fuera parte de la decoración del anterior templo de madera.
“San Estanislao resucita a Piotrowin” (primera mitad del siglo XVIII, autor desconocido). Anteriormente, formaba parte de uno de los retablos laterales.
a la derecha:
“San José de Cupertino” (alrededor de 1770, autor desconocido). El lienzo sufrió daños durante el Levantamiento. Después de la renovación en la década de 1970, decoró el la pared en el crucero derecho (donde ahora se encuentra el Jesús Misericordioso).
„San Vital vel Clemente” (pintura del profesor Kazimierz Kwiatkowski, alrededor de 1950). La pintura es una interesante combinación de la imagen de un mártir del principio del siglo IV con motivos de la arquitectura de Varsovia.
„Stan Miguel Arcángel pisotea al dragón” (copia de la pintura de Guido Reni de un pintor desconocido de principios del siglo XIX), pintado sobre metal.

En el nicho en la pared izquierda de la capilla hay reliquias de San Vital (también conocido como San Clemente), un mártir de la época romana de principios del siglo IV, colocado dentro de una figura de cera, protegida por un sarcófago de cristal. Traídos a Varsovia en 1746, al principio quedaron depositadas en una cripta especial detrás del altar de la capilla actual, que fue destruida en el Levantamiento y no fue reconstruida.

La capilla de la Virgen María está separada del crucero por una rejilla barroca con una inscripción dorada con información sobre el fundador y el año de creación: “Marcin Pacłowski R. P. 1772”. En el dintel, la estatua de la Virgen Inmaculada (muy dañada durante la guerra), colgando de los cuernos de venado.

Entre la rejilla y el altar del Crucificado se encuentra un hallazgo inusual descubierto en 2014 durante los trabajos de conservación: ladrillo descubierto, previamente tapado con yeso, colocado en el interior del templo y que contiene la inscripción latina grabada antes de cocción: “Redime mae ab calumniis hominum” (“Sálvame de las calumnias humanas”).

En la pared, donde el crucero izquierdo se encuentra con el presbiterio, antes de la guerra había un retablo con una pintura de Santa Cecilia, completamente destruida durante el bombardeo del templo el 30 de agosto de 1944, y que no fue reconstruida.

lpito barroco – originalmente situado en el pilar central, construido alrededor de 1713-25, gracias a los esfuerzos del guardián, el padre Gabriel Welisewicz, y a la donación del entonces castellano de Troki, Jan Fryderyk Sapieha (su escudo de armas todavía aparece en el púlpito). En la parte superior del dosel, la figura de San Antonio con un lirio y un libro del Evangelio. Por debajo de la escultura del Santo, las figuras de cinco ángeles, los llamados putto, que representan simbólicamente las principales cualidades de la Palabra de Dios: verdad (luz), poder (columna), perspicacia (espada), justicia (peso), vida (agua). Durante el Levantamiento de Varsovia en el 1944, el púlpito fue destruido por una explosión y la caída de elementos del techo. En los años 1964-67 se reconstruyó fielmente aprovechando de los elementos originales y se colocó más cerca del presbiterio.

En la pared, donde el crucero derecho se encuentra con el presbiterio, se encuentra un retablo con la imagen del Jesús Misericordioso, pintado por el prof. Kazimierz Kwiatkowski en 1946-47 (un cuadro similar, pintado para el templo durante la ocupación por el mismo autor, fue quemado por los nazis inmediatamente después del Levantamiento). A los lados del altar están dos figuras de madera: Aarón, sacerdote (con vestiduras litúrgicas) y Moisés, legislador (que, según parece, anteriormente tenía entre sus manos las tablas del Decálogo).

En el centro de la nave derecha, el altar más antiguo del templo, que data de la segunda mitad del siglo XVII y que posiblemente proviene de la anterior iglesia de madera. El retablo consta de dos pisos. En el primero se encuentran dos esculturas de madera: San Juan Bautista y San Juan Evangelista. En el centro, una copia del icono de la Santísima Virgen María de Częstochowa de 1946, pintada por el prof. Kazimierz Kwiatkowski (imagen anterior de la Virgen del Perpetuo Socorro fue quemada por los alemanes después de la caída del Levantamiento). El vestido hecho a modelo del que cubre la imagen original de Częstochowa, a partir de los exvotos traídos por los fieles. Debajo de la imagen, justo encima del altar, hay una pequeña pintura del siglo XVII que representa la Última Cena, pintada en madera por un autor desconocido. En el segundo piso del retablo hay una imagen de la llamada „Sagrada Familia Menor”, es decir, la Virgen María con el Niño Jesús y con sus padres, Joaquín y Ana (primera mitad del siglo XVIII, autor desconocido). A los dos lados de dicha imagen se sitúan dos esculturas: Santa Bárbara (con una torre) y Santa Catalina de Alejandría (con la rueda). El conjunto está coronado con una pequeña estatua de Cristo resucitado.

En el centro de la nave izquierda se encuentra un altar de principios del siglo XVIII, con  la imagen de San José, Ssposo de la Santísima Virgen María (una copia de la pintura de Claude Callot, hecha por Szymon Czechowicz a mediados del siglo XVIII). En el piso superior del retablo, en un marco dorado, la pintura “Adoración de los Reyes Magos” (autor desconocido, escuela veneciana, finales del siglo XVII).

Bajo el coro de la nave derecha se encuentra un altar proveniente de la ya mencionada Iglesia de Santa Cruz en Żoliborz. En el centro, la imagen del San Judas Tadeo (patrono de causas difíciles), pintada por el profesor Kazimierz Kwiatkowski en 1945. En el segundo piso del retablo hay una pintura ovalada “La Coronación de la Madre de Dios” (primera mitad del siglo XVIII, autor desconocido). El conjunto está coronado por una cruz, bajo la cual, en el trasfondo de rayos dorados, está representada una paloma, símbolo del Espíritu Santo.

Bajo el coro, a la izquierda, un modesto altar del siglo XVIII con una imagen contemporánea de San Maximiliano María Kolbe, un franciscano, mártir de KL Auschwitz (pintura de Adrian Poloczek, 1982). Anteriormente, en el mismo sitio se encontraba el lienzo “San Estanislao resucita a Piotrowin”(ahora en la capilla de la Virgen María). En el piso superior del retablo, la imagen de Santa Rosalía (1764, autor desconocido).

Confesionarios – intrincadamente hechas de roble por el escultor Wincenty Bogaczyk en 1926-28. Cada uno de los seis confesionarios está decorado con una figura diferente tallada en madera de tilo. Son los siguientes: San Miguel Arcángel, el hijo pródigo, el ángel de la guarda que guía a un joven, un querubín con una espada de fuego en la mano derecha y una balanza de justicia en la izquierda, la mujer pecadora a los pies de Cristo y un ángel que bendice con una cruz levantada. Durante el Levantamiento, estos confesionarios sufrieron relativamente pocos daños, por lo que pueden admirarse en casi toda su belleza original.

Órganos: el pequeño instrumento original del siglo XVIII fue reemplazado en los años 1926-1927 por un nuevo, de 32 voces, gracias a los esfuerzos del Padre Florian Kozura. El nuevo instrumento fue hecho en el taller Wacław Biernacki de Vilnius. La caja del órgano, diseñada en estilo barroco por Henryk Marconi, fue hecha por el escultor Wincenty Bogaczek. Durante el Levantamiento el instrumento sufrió numerosos daños. En 1949, la renovación inicial fue llevada a cabo por Biernacki. Luego, en los años 1954-55, la compañía Sokolowski de Gdynia completó los voces faltantes hasta llegar a treinta.

La cruz en el vestíbulo izquierdo debajo del coro, originalmente, desde 1717, se encontraba en el cementerio, justo enfrente de la iglesia (la actual calle Zakroczymska). Cuando el cementerio fue liquidado cien años después, el Crucifijo fue trasladado al lugar actual del templo como un precioso recuerdo. Bajo los pies del Señor Jesús, en una hoja de cobre, hay una inscripción que reza: ​​„[JHS] TODOS LOS QUE PASAIS, MIRAD A LAS LLAGAS DEL SEÑOR CRUCIFICADO. TIENE LA CABEZA BAJADA PARA BESAR, EL CORAZÓN ABIERTO PARA AMAR Y LOS BRAZOS EXTENDIDOS PARA ABRAZAR. TODO SU CUERPO ESTÁ PREPARADO PARA REALIZAR LA OBRA DE REDENCIÓN. EN DÍA 10 DE ABRIL DEL AÑO 1717”.
El templo se encuentran los epitafios de las siguientes personas:
Franciszek Mokronowski (+1733) – alférez de la tierra de Varsovia – epitafio compuesto por un retrato en un óvalo, un escudo heráldico y una placa de piedra rectangular, todo dentro de una decoración de estuco con motivos militares (en el lado derecho de la nave central, en el pilar al lado del coro).
Władysław Grzegorzewski (+1758) – castellano de Ciechanów, general del ejército polaco, participante de la Batalla de Viena, benefactor del convento y fundador de la campana en 1721. El epitafio consiste en un retrato del difunto en el óvalo y una placa de inscripción de granito con un escudo de armas, dentro de una decoración de estuco con motivos militares. Hecho en 1736 (el lado derecho de la nave central, en el pilar al lado del crucero).
Ks.Antoni Kaczanowski (+1896) – decano de capellanes castrenses del Distrito Militar de Varsovia, rector del propio templo. Compuesto por un relieve oval con un busto y una placa de inscripción (entre el lado derecho del crucero y la sacristía).
Henryk Perzyński (+1898) – activista social, fundador y editor de Dziennik dla Wszystkich („Diario para todos”). El epitafio consiste en un bajorrelieve oval del rostro del difunto combinado con una placa de inscripción (en el lado izquierdo del crucero, a la izquierda del altar).

Fuera del templo, en el lado de la Calle Franciszkańska, a la altura del ábside, se encuentra la estatua de Nuestra Señora de Gracia, Patrona de la capital, hecha de piedra en el siglo XVIII. En el pasado fue ubicada en un nicho en la fachada de una de las casa en la Calle Freta. En 1952 fue retirada de allí por las autoridades comunistas y traída a los franciscanos. En el convento fue sometida a numerosas reparaciones y puesta en el jardín. A partir de 2015 se encuentra en el lugar actual.

Przewiń do góry